Cómo cuidar las plantas en macetas es una de las preguntas que más nos llegan a nuestro buzón de Atención al Cliente. Y es que algunos de nuestros lectores tienen la inmensa suerte de poder disfrutar de un pequeño huerto o jardín donde ver crecer sus plantas aromáticas, flores y cultivos; pero una gran mayoría de horticultores aficionados tenemos que conformarnos con crear jardines en macetas, pequeños mundos naturales adaptados a nuestras terrazas y balcones.

Así, hoy vamos a hablar del cuidado de plantas en macetas “básico”, esos consejos útiles para tener tiestos y macetas convertidas en pequeños jardines con muchas plantas. Unos consejos que son igual de útiles para las personas que tienen un jardín o un huerto urbano y prefieren primero plantar en macetas y después trasplantar a la tierra.

¿Te parece interesante? Entonces ya sabes, sigue leyendo…

Plantas en maceta

 

Cuidado de las plantas en macetas: la propia maceta

Cuando hablamos del cuidado de las plantas en maceta, casi todos olvidamos el primer paso: elegir la maceta perfecta para cada cultivo.

El recipiente – el hogar- donde plantes tus semillas es tan importante como parece ya que elegir uno u otro influirá en esas tareas básicas de mantenimiento de plantas y macetas que todos conocemos como regar, trasplantar, abonar, sulfatar…

Algunas claves para seleccionar la mejor maceta para tu balcón o terraza:

  1. Los metros cuadrados disponibles y el número de plantas que queremos tener.

La primera clave para elegir las mejores macetas es tomar lápiz y papel y hacer una simple regla de tres calculando cuánto espacio libre tenemos y cuántas plantas diferentes queremos hacer crecer. Parece un consejo obvio, pero créeme: no todo el mundo lo tiene en cuenta cuando va a comprar sus macetas.

  1. El tipo de plantas.

Un helecho no necesita el mismo espacio para crecer que, por ejemplo, una tomatera o un rosal. Un bonsái necesitará una maceta más ancha que, por ejemplo, un pequeño cáctus; un arbusto necesitará un contenedor suficientemente grande y profundo que le permita desarrollarse mientras que una enredadera necesitará una maceta bien alta y profunda… En definitiva: saber qué tipo de planta vas a cultivar es, así, la segunda clave para elegir las mejores macetas para tu mini jardín casero.

  1. Interior/Exterior.

La tercera clave para acertar en la elección de tus macetas es decidir si van a estar en el exterior – jardín, balcón, terraza…- o en el interior de tu casa. Si vas a cultivar flores y plantas de interior, no te hará falta invertir en macetas de resina o de PVC (más caras), pero si tus plantas van a vivir en el exterior y no quieres trasplantar cada dos por tres no deberías elegir plástico malucho, macetas de metal que se oxiden cada vez que llueva o jardineras de madera sin tratar que se inflamen con la humedad y se resequen con la luz del sol.

tipos de macetas

 

Cuidado de las plantas en macetas: la tierra

Después de la elección de la maceta más adecuada de interior o de exterior, llega el momento de hablar de la segunda clave para cuidar plantas en maceta: la tierra de cultivo o sustrato.

El sustrato es, junto con el agua, el alimento básico de tus cultivos así que merece la pena invertir un poco de presupuesto en adquirir una tierra para macetas de calidad, suelta, poco arcillosa y rica en nutrientes.

Un error que casi todos cometemos con la tierra de las macetas es no acordarnos nunca de renovarla o, al menos, de rellenarla de esos nutrientes que se van desvaneciendo con el tiempo, la presencia de plagas, el exceso de riego, etc.

tierra macetas


Algunos trucos para mantener en perfecto estado la tierra de nuestras macetas:

  1. Remueve de vez en cuando la tierra para que no se apelmace y permita pasar la humedad a todas las partes de tus plantas. Si utilizas alguna herramienta de jardinería para airear la tierra de tus macetas, recuerda limpiarla bien antes de volver a guardarla.
  2. Nutre la tierra de tus plantas con compost casero que puedes hacer a base de desechos orgánicos como cáscaras de huevo y plátano, posos de café, pieles de frutas y de verduras, etc.
  3. Incorpora barritas nutrientes a tus macetas. Estas barritas energéticas son muy fáciles de colocar, son económicas y sus efectos duran entre dos y tres meses.

 

Cuidado de las plantas en macetas: el riego

La tercera clave para cuidar plantas en macetas es el riego, la humedad que necesitan nuestros cultivos caseros para crecer fuertes, sanas, bonitas y, lo más importante, sin la presencia de plagas como los pulgones, la mosca blanca, etc.

 regadera plantas en maceta

 

Algunos consejos útiles para regar tus macetas:

  1. Normalmente, las macetas pequeñas necesitan menos cantidad de agua de riego que las macetas de mayor tamaño, pero hay que regarlas con más frecuencia.
  2. Por regla habitual, las plantas en macetas se suelen regar entre dos y tres veces por semana durante el verano y una vez a la semana en los meses de invierno, pero esta regla no es intocable ya que la frecuencia y cantidad de riego que necesitarán tus macetas depende de muchísimos factores: tipo de planta, planta de interior o de exterior, calidad de la tierra, calidad del agua de riego, temperatura, humedad ambiental, presencia de viento, etc.
  3. Hay un truco muy sencillo para saber si tienes que regar o no tus macetas: toca la tierra con la punta de tus dedos, si el dedo no se ensucia es que tus plantas necesitan agua.
  4. Si se te ha encharcado una maceta por exceso de riego o por exceso de lluvia si la maceta está en el exterior retira lo antes posible el agua encharcada. Si ves que la planta está excesivamente empapada, tendrás que trasplantarla a otra maceta cambiando el sustrato humedecido por tierra nueva.

 

¿Qué te han parecido nuestros trucos para el mantenimiento de tus macetas? ¿Quieres añadir alguno más? Hazlo, ¡estás en tu casa!

 

 macetas

 

Deja tu comentario