¿Cultivar lechuga en casa es posible? La respuesta es “sí” y, además, es mucho más fácil, rápido y económico de lo que parece.  

Hoy en el blog de Maquinaria de Jardinería.net nos preparamos para las próximas ensaladas del verano hablando de su reina indiscutible: la lechuga. Aprenderemos curiosidades tan interesantes como los distintos tipos de lechuga y su nombre, qué nutrientes tiene la lechuga, cómo se siembra la lechuga con poco dinero y menos esfuerzo… Así que, adelante, vamos a aprender a cultivar lechugas tan ricas, frescas y jugosas como las que se venden en los mejores mercadillos de agricultores del mundo.

Cómo Cultivar Lechuga

 

Información sobre la lechuga

Antes de empezar a cultivar lechuga en casa es importante que tengamos algo de información sobre una hortaliza que todos hemos probado alguna vez, pero de la que sabemos poco más que el nombre.

Unos datos rápidos sobre la lechuga:

El origen de la lechuga no está muy claro, ni en cuanto al punto geográfico ni en cuanto al momento de la historia en que este delicioso alimento pasó a formar parte de la dieta diaria de los seres humanos. La teoría más generalizada sitúa el origen de la lechuga en la India hace unos 2.500 años mes arriba, mes abajo. Al parecer, el cultivo y  consumo de la lechuga empezó a popularizarse en la Roma antigua, cuna de grandes gastrónomos que veían en la lechuga un excelente tentempié para dormir mejor después de las copiosas cenas.

La lechuga es una hortaliza con cientos de variedades diferentes, una de las más comunes para cultivar en casa es la llamada Lactuca sativa, una variedad de lechuga con hojas verdes de tamaño medio y gran capacidad de crecimiento.

Si te preguntas qué nutrientes tiene la lechuga, podemos decirte que muy pocos. Aunque contiene vitamina A, C y B6  el valor nutricional de la lechuga es bastante modesto. Para que te hagas una idea, piensa que 100 gramos de lechuga cruda y sin aliñar aporta a nuestro organismo:

  • 15 kilocalorías.
  • 2,9 gramos de hidratos de carbono.
  • 1,4 gramos de proteínas.
  • 28 miligramos de sodio.
  • 36 miligramos de calcio.
  • 0,9 miligramos de hierro.
  • 194 miligramos de potasio.
  • 0 miligramos de colesterol.

 

 

Cómo Cultivar Lechuga 

Tipos de lechuga y su nombre

Como te decíamos antes, existen cientos de variedades o tipos de lechugas diferentes, pero las especies de lechuga más habituales para cultivar en nuestro huerto urbano, maceta, parcela o jardín serían las siguientes:

Lechuga Iceberg. Se trata de una lechuga de grandes hojas enrolladas sobre sí mismas envolviendo un rico y jugoso cogollo de color amarillento o blanco. Esta lechuga es poco apreciada por los grandes gourmets por su escaso sabor, pero es una de las preferidas por las personas que están empezando a comer verdura, los niños, las personas con poco tiempo para limpiar de tierra otras variedades de lechuga, etc.


Lechuga Batavia.
La lechuga Batavia es una de las preferidas de los chefs por varias razones: su fuerte sabor que recuerda a la achicoria, la firmeza de sus hojas a la hora de manejarla y las dos tonalidades de color – verde y rojo o morado- que presentan sus hojas.


Lechuga Romana
. Esta lechuga es, quizá, una de las que más se cultivan en los huertos ecológicos españoles. Se trata de una variedad de hortaliza fuerte, con una alta concentración de vitaminas, que soporta bastante bien las plagas, que crece rápido y que, además, es deliciosa tanto en ensaladas como en guisos, pastas y sopas.

Cómo Cultivar Lechuga


Cómo cultivar lechugas

Si tienes un huerto urbano, un pequeño jardín o, incluso, un balcón con jardineras o macetas grandes puedes sembrar lechugas sin grandes problemas. Algunos datos que te ayudarán a dar los primeros pasos:


En qué época se siembran las lechugas

Depende de la variedad pero, en general, podríamos decir que las semillas de la lechuga necesitan una temperatura de unos 17-18 grados centígrados para germinar. Así, si plantas semillas de lechuga en macetas de interior o en un invernadero, podrás hacerlo prácticamente en cualquier estación del año.

Las semillas de lechuga tardarán una o dos semanas en germinar y otras dos o tres para empezar a crecer. Cuando salgan tres o cuatro hojas y la planta tenga unos 8 centímetros de altura, ya puedes trasplantarlas para empezar a ver crecer tu producción.

Para agilizar los tiempos de siembra, cuidados y recogida, muchos jardineros y agricultores deciden comprar las plantas de lechuga ya algo crecidas, las llamadas plantas en cepellón. Si te decides por esta opción, recuerda que la lechuga soporta bastante bien las bajas temperaturas, pero no aguanta el excesivo calor (30 grados ya es mucho para nuestras pequeñas plantas de lechuga). Si vas a plantar tus cepellones de lechuga en macetas de interior o de exterior, recuerda que la profundidad mínima del tiesto o jardinera debe ser de 30 centímetros.


Necesidades básicas de la lechuga

Como cualquier otra especie natural, la lechuga necesita recibir una serie de cuidados básicos para que crezca fuerte, sana y deliciosa. Hablamos del riego, la tierra o tipo de suelo y la temperatura.

El riego.

Como bien sabes, la lechuga contiene muchísima agua y eso es, precisamente, lo que necesita para desarrollarse correctamente: hidratación. Si plantas lechugas en macetas, puedes colocar un plato debajo y dejar que la planta absorba la humedad que necesite. Si plantas lechugas en exterior, puedes instalar un sistema de riego por goteo o, si te gusta el aroma de la tierra mojada, extraer agua fresca de tu pozo y dedicar un rato a regar a mano tus lechugas (nunca a pleno sol, claro).

 

La tierra.

Las necesidades de sustrato de las lechugas no son demasiado exigentes, basta con que utilices una tierra bastante suelta para que los terrones no impidan el crecimiento de las raíces y, si quieres, enriquecerla con algún complejo vitamínico natural, compost casero, etc.

 

compost

 La temperatura y la luz del sol.

La lechuga adora los climas suaves y templados, no soporta nada bien el exceso de calor,  aunque sí las bajas temperaturas siempre y cuando no superen los -5 grados centígrados aproximadamente. ¿Cuál es la temperatura ideal para cultivar lechugas?: entre 15 y 22 grados centígrados aproximadamente.

En cuanto a sus necesidades de luz solar, ten en cuenta que tus lechugas necesitarán estar expuestas al sol entre cuatro y cinco horas diarias como mínimo. Si has plantado tus lechugas en una zona del jardín que recibe luz solar durante todo el día, tendrás que colocar algo que de sombra a las lechugas al menos durante el mediodía porque si reciben tanto sol, corres el riesgo de que las hojas se espiguen y la lechuga se eche a perder antes de que tengas tiempo de consumirla.

 

¿Quieres saber ahora qué herramientas de jardín necesitas para plantar lechugas en casa? Contacta ahora con nuestro Servicio de Atención al Cliente, un servicio profesional que lleva más de 15 años asesorando a personas como tú.

Deja tu comentario