Herramientas de labranza: un antes y un después

Herramientas de Labranza

Herramientas de labranza: un antes y un después

Hay muchas herramientas de labranza y máquinas que se utilizan en la agricultura, pero ¿te has fijado cuánto han cambiado en los últimos tiempos? Los aperos de labranza de nuestros abuelos y tatarabuelos se han convertido en adornos para casas rurales, en recuerdos de una época más natural, sí, pero mucho más dura, difícil y exigente.

Hoy en el blog de Maquinaria de Jardinería.net queremos rendir un pequeño homenaje a esos tipos de maquinaria agrícola aparentemente simples, pero que en su día fueron revolucionarios. Unos tipos de máquinas agrícolas feas en apariencia y sin apenas medidas de seguridad, pero recias, sólidas y tan duraderas que pasaban de generación en generación cumpliendo perfectamente su labor. Hoy en nuestro blog “Herramientas de labranza: un antes y un después”.

 

Herramientas de Labranza

Herramientas de labranza antiguas. Fotografía propiedad de Maquinaria de jardinería.net


Qué son las herramientas antiguas

¿Sabes cuáles fueron las primeras herramientas creadas por el hombre? No hablo de flechas, lanzas, hachas o raspadores, sino de las primeras herramientas para trabajar la tierra. Buscando un poco por Internet (qué seríamos nosotros sin ella) encontramos que las primeras herramientas agrícolas creadas por el hombre pertenecen al periodo neolítico, es decir: hace unos 8000 años, quinientos arriba, quinientos abajo. En cuanto los humanos decidieron dejar de viajar y establecerse en un punto determinado comenzó la necesidad de contar con aperos de labranza, herramientas antiguas de agricultura para desbrozar el terreno, cortar el cereal, etc. Así, por necesidad, surgieron los primeros: arados, las desbrozadoras, las segadoras manuales (muy alejadas de las modernas motosegadoras de), etc.

Todas las herramientas agrícolas son importantes, pero hay una que, sin duda, influyó decisivamente en la forma de obtener alimentos de la tierra: el arado.

 

Neolitico-agricultura

De José-Manuel Benito – Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=532956

 

Herramientas antiguas de agricultura: el arado

Uno de los primeros aperos agrícolas inventados por el hombre fue el arado. Los primeros arados surgieron en África en la zona que ahora conocemos como Egipto hace unos 5000 años según unos historiadores y en torno a 3500 según otros. Los primeros azados eran básicamente una mejora de los aperos que se utilizaron durante miles de años para abrir la tierra y poner dentro las semillas, esos palos gruesos primero y azadas, picos y palas después que rompían la capa superior del terreno para poder plantar los alimentos.

 

arado Egipto

By Keystone View Company. – 300 ppi scan of Collier’s New Encyclopedia, Volume 1 (1921), opposite page 58, panel I., Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=137111

 

El arado marcó un antes y un después en la historia de la agricultura por dos razones importantes: facilitó el duro trabajo de romper la tierra seca y helada y mejoró la cantidad y la calidad de los cultivos al penetrar más profundamente en el suelo y poder sembrar a mayor profundidad y fuera del alcance de los roedores, los pájaros, etc.

Como te decía antes, los primeros arados eran muy rudimentarios, apenas unas ramas gruesas y puntiagudas que abrían surcos en la tierra empuñados por esforzados trabajadores del campo, pero en unos pocos cientos de años, entraron en escena los animales, esos bueyes a los que se enganchaban los aperos para profundizar más y mejor en la tierra y conseguir mejores resultados. Pronto a los bueyes se les unieron los caballos, los camellos, los elefantes… Cualquier animal domesticado que tuviera la fuerza y la paciencia necesarias para trabajar de sol a sol ayudando al agricultor.

Copyrighted free use, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=516908

 

El arado como herramienta agrícola primitiva no cambió prácticamente su diseño hasta que llegó una civilización que marcó un antes y un después en la agricultura: la civilización romana.

Los romanos inventaron un apero de labranza que, si eres aficionado a la agricultura, seguro que conoces perfectamente: el llamado arado romano.

arado antiguo maquinaria de jardinería.net

Herramientas de labranza antiguas. Fotografía propiedad de Maquinaria de jardinería.net

El arado romano no sólo incorporó una pieza de hierro para profundizar en la tierra, también introdujo lo que ahora llamamos vertedera, esa pequeña pieza que ayuda al agricultor a remover mejor los terrones de tierra y preparar el suelo para la siembra.

El invento agrícola de los romanos mantuvo más o menos su innovador diseño hasta bien entrado el siglo XVIII, hasta que en 1730 se inventó el llamado arado Rotherham, un apero más triangular que aprovechaba mucho mejor la fuerza de tiro que se utilizaba por aquel entonces en Europa: el caballo.

En los siguientes años  el desarrollo industrial fue imparable y afectó, como no podía ser de otra manera, al diseño y a la funcionalidad de todas las herramientas agrícolas antiguas, el arado incluido:

  • En 1808 Robert Ransome inventa el primer arado fabricado totalmente en acero.
  • En 1837 un humilde herrero llamado John Deere sustituye las cuchillas de hierro fundido por otras de acero y, además, cambia la forma de su diseño para mejorar su funcionalidad.
  • A principios de la década de 1840 se inventa el arado con ruedas y asiento para conductor.
  • En 1847 se inventa el arado de discos, un apero agrícola revolucionario que no sólo prepara la tierra para el cultivo sino que sirve para arrancar las malezas, pulverizar los terrones de tierra solidificados, etc. Este arado de discos mantendrá su diseño y funcionalidad originales desde entonces y hasta hoy. Lo que lees.
  • A partir de 1905 aproximadamente se empiezan a utilizar los primeros tractores enganchados al apero estrella de la agricultura de hoy y de siempre: el arado.

Hoy en día el arado ha evolucionado y se ha reconvertido en diferentes máquinas que se adaptan a las necesidades del agricultor, maquinaria agrícola como los motocultores para los trabajos más duros y las ligeras y económicas motoazadas garland para pequeños trabajos en la huerta o en el jardín.

Y hasta aquí nuestro humilde homenaje a todos esos hombres y mujeres que a lo largo de los siglos contaron con herramientas agrícolas primitivas para arrancarle un poco de alimento a sus campos y parcelas. Ellos fueron esos pioneros que permiten que ahora disfrutemos de herramientas y máquinas agrícolas modernas, seguras y económicas como las que puedes comprar en Maquinaria de Jardinería.net.

 

Por cierto… ¿Tienes alguna foto antigua de herramientas de labranza del pasado? ¿Nos la envías para que la coloquemos en este artículo? ¡Gracias!

 

Herramientas de labranza